Saltar al contenido

Procesador del Huawei P8 Lite de 2017

La elección de los componentes de sus móviles es uno de los pasos a los que Huawei les da mayor importancia. Se lo toma con calma y piensa en todas las variables antes de tomar una decisión. La combinación de procesador y memoria RAM del Huawei P8 Lite (2017) tenía que ofrecer un buen rendimiento, estar a la altura de las circunstancias en combinación con la pantalla Full HD y al mismo tiempo no encarecer demasiado el precio del terminal.

No era una elección sencilla. Por eso Huawei optó por reflejar sus necesidades en algunos de sus modelos recientes y ver si alguna de las configuraciones ya utilizadas les podría servir en este caso. La elección estaba clara: el Huawei Honor 6X encajaba muy bien con lo que se le estaba solicitando al terminal.

Procesador del Huawei P8 Lite de 2017

Por eso ambos dispositivos disponen del mismo chipset, de unas características de rendimiento similares y, no menos importante, de exactamente la misma cantidad de memoria RAM. Y aunque tener que cargar con una resolución tan elevada no suele ser algo que le siente muy bien a chipsets de este tipo de gama, hay que reconocer que el modelo HiSilicon Kirin 655 que se ha elegido es un digno procesador. Resulta estable, se esfuerza bien cuando ponemos el móvil al máximo de sus posibilidades y no se queda jadeando a medio camino.

La empresa podría haber introducido un chipset distinto y que todo se hubiera ido al garete en términos de rendimiento, pero con esta versión Kirin 655 han dado en el clavo.

Funcionando a toda máquina tenemos un total de ocho núcleos Cortex A53 que se dividen entre cuatro que funcionan a una frecuencia de 2,1GHz y otros cuatro que actúan a 1,7GHz.

Memoria RAM del Huawei P8 Lite de 2017

La memoria RAM, como decíamos, es la misma que la del Honor 6X, lo que implica que tenemos a nuestra disposición 3GB. Y aunque no es la mayor capacidad del sector, no hay que olvidar que estamos ante un dispositivo de una gama y precio moderados.

Por lo tanto, los resultados que proporciona son muy satisfactorios.

Con este procesador y su memoria RAM de 3GB no hay que temer cuando intentemos disfrutar de juegos de reciente lanzamiento, con películas de alta resolución o con cualquier otro tipo de aplicación que sea un poco más exigente de la cuenta. Hay que ser conscientes de sus limitaciones y de que no se trata de un chipset que pueda compararse a los de gama alta, pero dentro de lo que se puede esperar de él es una gran configuración técnica que satisfará a todos los usuarios.

¿Nos valoras?